Comisionado de Grandes Ligas apuesta por los tests frecuentes a jugadores para iniciar temporada

Los peloteros quieren más juegos para obtener mejores salarios.
• Rob Manfred dijo que la Liga tiene creado un protocolo para garantizar la salud y seguridad de los peloteros en cuanto se reanude la campaña.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, habló de los protocolos que la Liga piensa implementar para hacer pruebas de coronavirus, mencionando que la clave para que se reinicie el deporte es que haya pruebas frecuentes, además de afirmar que un positivo no significa que todo el equipo tenga que aislarse.

Manfred dijo que la MLB planea discutir en los próximos días protocolos de salud y seguirdad con la Asociación de Peloteros, con la idea de hacer análisis a jugadores y personal varias veces a la semana, de la mano un laboratorio ubicado en Utah.

Además, para aquellos que tengan síntomas, la Liga usará una prueba rápida de punto de contacto para saber si están infectados. Si alguien da positivo, el individuo será aislado y aquellos que hayan tenido contacto con la persona serán analizados, los que den positivo serán aislados hasta dar negativo por duplicado, en un periodo de 24 horas.

“Nuestros expertos nos han dicho que no necesitamos una cuarentena de 14 días. Lo que haremos es que el individuo que dé positivo será apartado del resto del equipo. Habrá lugares de aislamiento en cada lugar y cada ciudad, buscaremos los contactos del infectado, los analizaremos y asi minimizaremos la probabilidad de un brote”, comentó Manfred a CNN.

La Gran Carpa tiene la intención de comenzar la temporada en julio, pero primero debe convencer a los peloteros para aceptar el protocolo para regresar a jugar.

“Esperamos convencer a la gran mayoria de los jugadores de que es seguro regresar a jugar. Los protocolos son de unas 80 páginas, están extraordinariamente detallados.

“Asi que esperamos convencerlos de que es seguro. Al final del día, si hay un jugador con alguna condición de salud o con dudas personales, jamás los obligaríamos a jugar. Pueden esperar a sentirse listos para volver”, dijo.

Los protocolos incluyen sanitización de los charters utilizados para volar entre sedes para reducir el contacto entre jugadores y trabajadores de los estadios.

Respecto a la rotunda negativa de los jugadores de aceptar dividir las ganancias 50-50, Manfred dijo que de no haber temporada, los equipos podrían perder hasta 4 mil millones de USD, incluso algunas organizaciones perderán dinero aún cuando se dispute la campaña.

“Creo que cuando hay una discusión económica, la gente tiende a caracterizarla como una pelea. Personalmente, tengo mucha confianza en que llegaremos a un acuerdo con la Asociación, tanto por la seguridad y salud de los jugadores, como las diferencias económicas”, concluyó.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota