Jugadores NBA recuperados de COVID-19 donarán sangre para tratamiento experimental

Marcus Smart, escolta de los Celtics, es uno de los 4 basquetbolistas que se han recuperado y dijo que ayudará al programa que busca una vacuna.

Al menos cuatro jugadores de la NBA que se han recuperado del COVID-19 planean donar sangre para un tratamiento experimental que podría ayudar a los pacientes de alto riesgo a vencer el virus, según el Dr. Michael Joyner, miembro del equipo de liderazgo de National COVID-19. Proyecto de plasma convaleciente.

La terapia experimental, llamada plasma convaleciente, utiliza los anticuerpos en sangre donados de pacientes recuperados para potencialmente frenar el virus en los pacientes más enfermos.

Joyner, un anestesiólogo de la Clínica Mayo, dijo el martes que su equipo trabajará con los jugadores para encontrar sitios de donación.

Marcus Smart, escolta de los Boston Celtics, confirmó a través de su agente que él es uno de los jugadores que optará por el programa. Smart anunció el lunes en Twitter que el Departamento de Salud de Massachusetts lo había dado de alta del virus.


Se desconocen las identidades de los otros tres jugadores que planean participar.

La NBA también donó $100,000 al Proyecto Nacional de Plasma Convaleciente COVID-19 como parte de la campaña NBA Together.

El domingo, la oficina de la Liga de la NBA contactó a los médicos del equipo para alentar a los jugadores que se han recuperado del virus a considerar optar por el tratamiento experimental, según una copia del memorando obtenido por ABC News.

Joyner dijo que los atletas profesionales podrían ser donantes valiosos no sólo por su plataforma para difundir la conciencia de la enfermedad, sino también fisiológicamente.

“Estos son hombres grandes con volúmenes de sangre, y como resultado tienen mucho volumen de plasma”, dijo Joyner. “Con frecuencia, las personas que están entrenadas físicamente también tienen un aumento en su volumen de plasma de lo que cabría esperar de ellos simplemente por ser hombres de tamaño normal”.

Con una vacuna aprobada a sólo unos meses de distancia, los médicos dicen que el tratamiento experimental ofrece un rayo de esperanza tanto para los profesionales médicos como para los pacientes.

“Creemos que puede modificar la enfermedad y reducir la duración y la gravedad en algunos pacientes”, dijo Joyner.

Médicos y científicos de 34 instituciones en 17 estados están investigando el uso de plasma convaleciente en la pandemia actual de COVID-19, según el Proyecto Nacional de Plasma de Convalecencia COVID-19.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota