Publicidad
Advertising

Una de ellas podría ser la primera mujer en la vicepresidencia de EU

Vicepresidenta-Biden

En el debate del domingo Joe Biden anunció que de ganar la candidatura presidencial del Partido Demócrata, en la fórmula para la vicepresidencia llevará a una mujer. Si bien no dio más características de la persona que tiene en mente, el anuncio se recibió con entusiasmo.

Por ahora hay cinco mujeres que son el foco de atención, pues entre ellas podría estar la elegida. Aquí te presentamos sus perfiles.

Kamala Harris

Es senadora por California. De padre jamaicano y madre india, Harris es hoy un referente del Partido Demócrata por su carácter fuerte y pragmático. Se ha vuelto célebre por su forma agresiva de cuestionar a funcionarios de gobierno y aspirantes a cargos públicos nominados por el presidente Trump, durante las audiencias públicas en el Senado.

Harris fue una de las primeras candidatas presidenciales en abandonar la contienda tras reconocer que no tenía recursos para continuar. “No soy una billonaria y no puedo fondear mi propia campaña”- publicó en diciembre pasado. Poco después de la salida de Elizabeth Warren de la competencia, Harris publicó un video. En él lamentaba la salida de todas las mujeres de la competencia y anunció su decisión de apoyar a Joe Biden.

Antes de lanzarse por el senado, Kamala Harris tuvo una larga carrera en la procuración de justicia. Inició trabajando en el condado de Oakland para después convertirse en fiscal de distrito y posteriormente en Procuradora General del estado de California en 2010. Durante esos años, adquirió fama por su firmeza al enfrentar casos de violencia callejera, abuso sexual y tráfico de drogas.

En 2012, su discurso en la Convención Demócrata la catapultó a la fama y en 2015 decidió lanzarse al Senado. Entre las principales propuestas que ha impulsado se encuentra la reforma al sistema de justicia criminal, la reforma migratoria y la ampliación de derechos reproductivos para las mujeres.

Sin embargo, no en todos los temas ha tenido posturas tan claras. En materia de salud, por ejemplo, inició con una postura progresista, similar a la de Bernie Sanders que implicaría eliminar los seguros privados. Posteriormente lanzó una propuesta más moderada que contempla un sistema mixto público-privado que no aumentaría impuestos para la clase media.

La elección de Harris como vicepresidenta le brindaría al partido la posibilidad de agrupar minorías que buscan ver la diversidad de la población americana reflejada en los máximos cargos de gobierno.

Stacey Abrams

Es uno de los nuevos rostros del Partido Demócrata. Tiene un título en Derecho por la Universidad de Yale y una maestría por la Universidad de Texas. Es primordialmente conocida por su activismo a favor de derechos civiles y electorales.

Desde muy temprano en su carrera políticos vieron el talento que tenía. Cursando la preparatoria, pasó de mecanógrafa a ser la responsable de discursos en una campaña para el Congreso local. Posteriormente, escribió una serie de novelas de amor y suspenso bajo un seudónimo. En total ha vendido más de 100 mil ejemplares.

Abrams ganó una diputación en la Cámara de Representantes de Georgia en 2006. En 2011 se convirtió en la líder de la minoría. Su carrera política continuó ascendiendo y en 2018 fue la candidata del Partido Demócrata a la Gubernatura de Georgia. Perdió por 1.5% frente al republicano Brian Kemp, quien fungía como el Secretario de Estado de Georgia.

Siendo el encargado de la elección, Kemp excluyó de la lista de votantes a miles de miembros de la comunidad afroamericana, mayoritariamente seguidores de Abrams. Se estima que alrededor de 700,000 individuos fueron excluidos. Abrams no reconoció el resultado de la elección y se inconformó con el comité electoral de Georgia. Hasta el momento, se ha negado a reconocer la legitimidad del gobernador.

Posteriormente, en febrero de 2019, Abrams se convirtió en la primera mujer afroamericana en responder al estado de la Unión del Presidente Trump, y también en la primera persona en hacerlo sin tener un cargo público.

En agosto del año pasado, fundó la organización “Fair Fight”-Pelea Justa-, una organización que buscará ayudar electoral, financiera y legalmente a los Demócratas en veinte estados del país, buscando elevar el porcentaje de votación de ciudadanos afroamericanos y jóvenes.

Su popularidad en Georgia, su cercanía con la comunidad afroamericana y su frescura para transmitir ideas ayudarían a conectar la campaña con un amplio sector de la población, en caso de ser ella la persona que acompañe a Biden en la boleta. Sin embargo, existen cuestionamientos sobre  su inexperiencia en cargos públicos de alta responsabilidad.

Elizabeth Warren

Es senadora por Massachusetts desde 2012. En febrero de 2019 anunció que buscaría la  nominación presidencial por el Partido Demócrata pero abandonó la contienda a principios de marzo, tras los resultados del Supermartes. De los contendientes que abandonaron la carrera, es ella quien obtuvo mayor número de delegados: 72.

Como candidata, Warren buscó colocarse como una alternativa progresista que contrastara con perfiles moderados como el de Biden o Buttigieg en materia de migración, servicios de salud y regulaciones financieras. Por otro lado, buscó distinguirse de Sanders mostrándose como una profesional que podía explicar los números y razones detrás de sus propuestas. Publicó, por ejemplo, un análisis detallados del el impacto económico del impuesto a la riqueza de los billonarios que proponía y un plan calendarizado que permitiría implementar la reforma al sistema de salud en etapas, de tal forma que el Congreso no se sintiera obligado a aprobar todo o nada desde el primer día.

Entre septiembre y noviembre de 2019, Warren parecía ser la contendiente que disputaría a Biden la nominación presidencial e incluso llegó a estar a solo 5% del puntero en las encuestas. Sin embargo, Bernie Sanders la rebasó en las preferencias a finales del año pasado y desde entonces la candidata ya no pudo recuperarse.

Desde una edad muy temprana, Warren  descubrió su vocación por la enseñanza. Al salir de la Universidad, trabajó como maestra de educación especial para niños durante un tiempo y posteriormente estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Rutgers. A partir de entonces, se dedicó a la academia como especialista en derecho mercantil y quiebras. Sus publicaciones se convirtieron pronto en materia de debate público y la llevaron a comparecer en múltiples ocasiones al Congreso. Una de sus propuestas desde la academia fue la creación de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, la cual fue creada durante la administración de Obama y ella fue nombrada como primera Asesora Especial y se convirtió en su entrada a la política.

De elegir a Warren, Biden podría acercarse a una parte importante del electorado más progresista del partido que hoy se siente identificado con Bernie Sanders. Por otro lado, perdería la oportunidad de acompañarse de una mujer latina o afroamericana joven que contrastara con la dupla Trump-Pence en la elección general.

Gretchen Whitmer

Es la actual gobernadora del estado de Michigan. Aunque su incursión en la escena política nacional es reciente, su nombre entre los demócratas es popular, pues gobierna uno de los “swing states”, que podría ser definitivo en la elección presidencial del 2000.

Whitmer fue la primera mujer líder de la minoría Demócrata en la Cámara de Representantes de Michigan, cargo que tuvo entre 2011 y 2015. Su reconocimiento, durante un discurso en el recinto (2013), de haber sido abusada sexualmente fue un poderoso mensaje que le dio tracción en distintos medios nacionales.

Aunque no se le percibe como una figura nacional aún, Whitmer pudiera ser un factor decisivo en la siguiente elección presidencial, ya que Michigan es uno de los estados que ganó Donald Trump en la elección de 2016 con un margen de .23% frente a Hillary Clinton.

Whitmer, sin embargo, ha dicho públicamente que no será ella quien acompañe a Biden en la boleta. “Lo voy a ayudar a evaluar y asegurarme que tenga una gran compañera de fórmula. No voy a ser yo, pero voy a incidir para asegurarme que tenga el boleto correcto para poder ganar” dijo la semana pasada en entrevista.  

Amy Klobuchar

Es la primera mujer en ocupar un lugar en el Senado representando a Minnesota, cargo que desempeña desde 2006. Es hija de un columnista del periódico Star Tribune y de una maestra de primaria. Siempre fue una alumna sobresaliente, lo cual le permitió estudiar en Yale y Chicago.

Klobuchar inció su carrera política como procuradora del condando de Hennepin desde 1999 hasta 2006, cuando compitió por un lugar el Senado. Su alta popularidad en Minnesota le permitió reelegirse sin problema en 2012 y 2018. Durante sus años como legisladora, se mostró dispuesta a negociar y hacer concesiones a favor del Partido Republicano con tal de lograr consensos.

Se considera moderada. Ha basado su fuerza en la capacidad para construir consensos con republicanos en torno a iniciativas legislativas. Klobuchar combina una serie de habilidades que la hacen atractiva: sabe negociar, recaudar y hacer política de tierra. En múltiples entrevistas ha expresado que todos años visita cada uno de los los 87 condados de su estado.

En 2019 anunció que buscaría la Presidencia de los Estados Unidos y superó muchas expectativas de quienes no creían que fuera a lograr el porcentaje de preferencias y recaudación mínimo para participar en los debates televisados. Como candidata, buscó alejarse de las posturas progresistas. Se ha manifestó en contra de la educación universitaria gratuita, considerándola una propuesta poco realista y criticó el plan de salud universal de Bernie Sanders argumentando que afectaría las finanzas del país. Adicionalmente señaló que no estaba de acuerdo con la idea de descriminalizar la migración de indocumentados, lo cual permitiría una transición más sencilla para otorgar papeles a los migrantes.

Al tener un perfil y posturas similares a Joe Biden, no son muy claras las fortalezas que su nombramiento podría traerle al candidato dentro del electorado demócrata. Sin embargo, es una persona que podría atraer a votantes republicanos que se sienten desilusionados con el gobierno de Donald Trump.

Publicidad

Comparte esta nota

Publicidad
Publicidad