El Piojo Herrera cumple 52 años, un ejemplo de cómo resurgir en el futbol

Miguel Herrera.
Miguel Herrera.

  • El técnico del América ha tenido una carrera muy complicada desde que era futbolista debido a su carácter, pero hoy tiene el reconocimiento por ser uno de los mejores

Es diferente desde el color del cabello. Miguel Herrera siempre ha presumido una melena rubia que ajustó perfectamente en los infinitos memes que lo hicieron más famoso. 

Hoy cumple 52 años ubicado entre los mejores técnicos mexicanos de la historia. El estado de Hidalgo vio nacer un futbolista de lucha y garra. Y un técnico con el mismo sentido ofensivo.

ATLANTE, LA IDENTIDAD

El Atlante fue su mejor escaparate para ir escalando peldaños. El equipo del Pueblo sufrió un sorpresivo descenso en 1990, pero Herrera no volvió a la Segunda División (donde debutó con Coyotes Neza) sino que estuvo en Querétaro, esperando el regreso de los Potros de Hierro para el siguiente año. 

Ahí se marcó su personalidad. El equipo azulgrana regresó renovado de la Segunda División y en su temporada de vuelta logró el título de Liga 1991-92.

Esa época definió aún más su estirpe guerrera. Bajo el mando de Ricardo LaVolpe, el Piojo comenzó a destacar en la defensa y se ganó un llamado a la selección mexicana.

Fue parte del equipo que perdió la final de la Copa América 1993. Desbordada la emoción por esa generación, tenía en la bolsa su primer Mundial. 

EL PRIMER REVÉS

Pero en la eliminatoria le salió el fuego por la cabeza. Pateó al hondureño Dolmo Flores en el Estadio Azteca, y aunque el Tri clasificó a ese Mundial caminando, a Herrera esa expulsión le costó ser marginado por Miguel Mejía Barón de Estados Unidos 94. 

Ese golpe ubicó al Piojo en el rango de personaje non grato para varios aficionados. Pocos le celebraban sus desplantes, sus bravatas, su encarar a todo el que se le pusiera enfrente.

REVANCHA

La manera de resarcirse llegó con Toros Neza, donde fue parte de un equipo de renegados liderados por Antonio Mohamed que maravilló al futbol mexicano allá por 1995. Su retiro en el Atlante, a los 32 años, cerró un ciclo y permitió el paso a otra de sus múltiples personalidades.

NUEVA FACETA

Heredero del estilo lavolpista no solo como futbolista, sino hasta en la manera de hablar y vestirse, Herrera pronto encontró en la banca la oportunidad de seguir presente en el ámbito.

Herrera tomó al Atlante, pero su infortunio de años atrás parecía perseguirlo. Sus argumentos futbolísticos crecían conforme tomaba experiencia. 

Monterrey fue su segunda aventura. Excelente elección para ambos. Su idea se asimiló de manera inmediata, pero de nuevo los éxitos no llegaron. 

Tras seis torneos completos y dos subtítulos, terminó un fuerte romance con la afición de Rayados al ser despedido en el Apertura 2007.

Necesitaba los tropiezos. Necesitaba un reto más grande. Veracruz, Estudiantes y Atlante intentaron aprovechar su temperamento para jugar ofensivo. Pero volvió a fallar.

SU GRAN RETO

Finalmente le llegó la oportunidad grande. La lotería para que había comprado el boleto desde aquellos años de cabello rubio y parado en Torreón sufriendo como delantero por fin le entregó la recompensa.

El América creyó en él. Ricardo Peláez creyó en él. Emilio Azcárraga creyó en él. Y él supo controlar su temperamento. 

Sus números lo respaldaron. Pero no sus acciones. Ganó uno de las finales más recordadas de la época reciente. Aquella en que Muñoz mandó el partido a definirse en tiros desde el punto de penalti y Layún metió el definitivo.

Ahí salió el meme de sus cabellos sacando chispas y centellas, al estilo Saiyayín.

EL TRI LO RECIBE

Ya no había que esperar. Era un técnico de grandes resultados. Y lo que más necesitaba la Selección Mexicana era eso. Y se la dieron luego de que Chepo y Vucetich hicieron el ridículo y pusieron en riesgo el boleto a Brasil 2014.

El Piojo llegó al rescate, pero nadie llegó al rescate de él. La misma fuerza que eliminó a México en octavos de final en los cinco Mundiales anteriores reaparecía encarnada en la jugada de Robben contra Márquez que fue un meme más  famoso que el del Saiyayín. (No era penal)

INDISCIPLINA

La debacle volvió a llegar en 2015. Tras un fracaso absoluto en la Copa América, Miguel protagonizó un altercado con el comentarista Christian Martinoli en el aeropuerto.

La agresión quedó documentada y la ira de Miguel volvió a cortarle la carrera con el Tri.

Tijuana le abrió la puerta que había azotado con fuerza meses antes. Volvió el Piojo, volvió su estilo, volvió su euforia. Parecía que nada había cambiado. Daba resultados, pero no ganaba títulos.

EL PIOJO DE SIEMPRE

De la frontera volvió al América. Ahí de donde parece que no debió haber salido. Desde 2017 está atado al Nido y su efectividad es muy buena.

Ha estado presente en cada Liguilla desde 2012 (excepto cuando estaba con la Selección Mexicana). Volvió a ser campeón con el América en 2018. Seis veces se quedó en Semifinales, perdió dos finales y una vez fue eliminado en Cuartos de Final.

Y así se sostiene, con su carácter fuerte, sus gestos cartonescos. Sus números, pese a que otros ostenten más títulos. Felices 52 años, Piojo.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota