Una fiesta feminista en C. U.

lenguaje-igualitario-paulina-chavira

Por Paulina Chavira

Este sábado 14 de marzo, después de tres años de liga femenil, las Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México jugaron por primera vez en el Estadio Olímpico Universitario. En esta fecha histórica para el futbol femenil, se presentó en sociedad la Barra Feminista, una agrupación conformada por mujeres de diversos ámbitos a las que une el amor por este deporte y el apoyo indistinto a las mujeres que juegan futbol sin favoritismo por un equipo en particular —aunque hay quienes tienen uno predilecto—, y que quieren evidenciar las desigualdades de salarios, tratos y oportunidades que las integrantes de la Liga Femenil enfrentan.

La primera vez que se reunieron fue en julio de 2019, cuando a través de Facebook se organizaron para intercambiar estampas del álbum Panini del Mundial de Futbol Femenil de Francia. Después, hicieron un grupo solo de mujeres en WhatsApp para ir juntas a los partidos y así nació la Barra Feminista. Este sábado, todas se desvirtualizaron por primera vez cuando se encontraron en la explanada de Rectoría a las 10:30 a. m. Eran apenas una veintena, se repartieron las camisetas moradas con una cancha blanca en la que se lee «Barra Feminista» y un puño verde, y marcharon juntas hacia el estadio. Como no estaban registradas como barra, intercambiaron boletos en la misma zona para sentarse juntas. La primera porra que lanzaron fue: «Olé, olé, olé, más mujeres en los deportes; olé, olé, olé, más futbol feminista», con cierta descoordinación. Pero solo unos minutos después lanzaron un «Ahora que estamos juntas, ahora que sí nos ven, abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer; arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer», que salió al unísono, con fuerza, e hizo que muchos asistentes al estadio las voltearan a ver. Siguió un típico Goya… pero que terminaban con un «¡…Universidad… sin machos! ¡Sin feminicidas!». Y después el muy exitoso y coreado por otras personas: «¿En dónde están, en dónde están/ los directivos que van a pagar igual?».

El partido de la jornada 10  de Pumas contra Cruz Azul, ante 22 289 aficionados, quedó 0-0. Pero la emoción de las integrantes de la barra estuvo a tope: minutos antes de que terminara el partido, bajaron para poder gritarles más de cerca a las jugadoras: «¡Futbolista, hermana, aquí está tu manada!». Y al verlas que se movían de lugar, más y más mujeres de la afición se sumaron a la Barra Feminista para gritar en una sola voz.

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]