¿Dak sobrevalorado?

Prescott aún no se ha sentado con su equipo para llegar a un acuerdo de una vez por todas.
Dak Prescott quiere ser el QB mejor pagado de la NFL, aunque para muchos no es un jugador de élite.

por Juan Pablo Espinosa

En su estancia con los Vaqueros de Dallas, Dak Prescott ha sido sol y sombra con actuaciones estelares rozando la élite, pero también con sendos errores y desconcertantes partidos que ponen en entredicho su etiqueta de jugador para el futuro de los texanos.

Para muchos expertos, Prescott no tiene las cualidades necesarias para ser el mariscal de campo titular de un equipo contendiente, sin embargo, Jerry Jones ha decidido apostar por él y le ofreció un contrato que garantice a Prescott como el QB de Dallas en los años por venir.

Ha trascendido que las negociaciones estaban bastante adelantadas en septiembre, con un contrato que le daría al ‘4’ de Dallas cerca de 33 millones USD por temporada, sin embargo, en el último momento Dak decidió pedir más.

Hay que recordar que Prescott jugó la última temporada de los cuatros años con contrato de novato con un valor total de 2.7 millones USD, ganando dos millones en 2019. A partir de que comience el nuevo calendario de la NFL en marzo se convertirá en agente libre sin restricciones.

El QB, que cumplirá 27 años en julio, tiene la intención de convertirse en el mejor pagado de la Liga en esa posición o al menos igualar al que actualmente lo es, Russel Wilson, quien percibe 35 millones USD por temporada, en un contrato de cuatro años para un total de 140 millones USD.

Entre los mariscales mejor pagados de la liga se encuentran Ben Roethlisberger con 34 millones, Aaron Rodgers y Jared Goff con 33.5, Carson Wentz con 32 y Matt Ryan con 30. Lo que pone a todo mundo a cuestionarse es si Prescott pertenece realmente a este grupo de jugadores que en su mayoría pertenecen a las grandes ligas de la NFL.

El tiempo apremia si se considera que el MVP del Super Bowl, Pat Mahomes también estará por ser agente libre y sin duda Kansas City pagará lo que sea por mantener a su estrella. Considerando este panorama, Jerry Jones y sus huestes han sido enfáticos en que quieren cerrar la negociación a la brevedad y evitar así que el precio de Dak se dispare aún más.

Cabe destacar que, a partir del 25 de febrero, los Vaqueros pueden etiquetar a Prescott como su jugador franquicia para ganar tiempo, sin embargo, Dak ha sido enfático en que de darse esta situación podría optar por no presentarse a los campos de entrenamiento.

Con Mike McCarthy al mando, Dallas quiere finalizar la negociación lo antes posible. Todo parece indicar que tendrán que pagar cierto sobreprecio por un QB que no ha probado su valía aún en los momentos importante. Así las cosas, en la era de los contratos millonarios de la NFL.

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]