Publicidad
Advertising

Iowa, la tierra de la soja y la política a pequeña escala

Iowa Caucus
Foto: EFE


El estado de Iowa, donde el próximo lunes se realizará el caucus, vive su día de gloria una vez cada cuatro años, cuando inaugura el proceso de primarias en el que demócratas y republicanos eligen a sus candidatos a la Presidencia.

En esta ocasión, los demócratas serán los protagonistas, debido a que el presidente Donald Trump, quien aspira a la reelección, no se enfrenta a ningún rival significativo.

Estos son algunos de los datos clave para entender al estado de Iowa:

Iowa, un mar de maizales

Iowa es un estado mayoritariamente rural, de vastos maizales y grandes praderas, ubicado en el medio oeste del país.

Tiene una superficie de 145,740 kilómetros cuadrados. El 88 % del estado es cultivable, lo que supone uno de los mayores porcentajes de todo el país. Esto hace de Iowa un “peso pesado” dentro del sector alimenticio nacional, pues lidera la producción de maíz, soja, cerdos y huevos.

Relación de amor-odio con China

El presidente de China, Xi Jinping, tiene una particular relación con Iowa: visitó el estado por primera vez en 1985, cuando era una figura de creciente importancia dentro del Partido Comunista chino. Volvió como vicepresidente en 2012, cuando fue recibido con una cena de gala.

Además, el que fuera gobernador de Iowa entre 2011 y 2017, el republicano Terry Branstad, es actualmente el embajador en Pekín.

Por estas razones, los iowanos se enorgullecen de su relación con China. Sin embargo, los casi dos años de guerra comercial han ocasionado pérdidas millonarias a los productores de soja, uno de los productos sobre los que Pekín impuso gravámenes.

Lealtad al etanol en Iowa

La soja es una de las joyas de la corona de Iowa. La otra es el maíz, con el cual se fabrica el etanol, un tipo de energía que prometía ser una alternativa a los combustibles fósiles. Sin embargo, su popularidad ha caído en los últimos años porque algunos estudios sugieren que tiene el mismo impacto medioambiental.

Asimismo, algunos expertos se preguntan si es moralmente correcto fabricar combustibles con cultivos que podrían usarse como alimentos.

A pesar de todas esas objeciones, este año todos los aspirantes demócratas han jurado defender esa industria, la cual genera unos ingresos de 5,000 millones de dólares al año en Iowa.

Política a pequeña escala

El turismo está lejos de ser un sector boyante en Iowa. Sin embargo, cada cuatro años, este estado se convierte en lugar de peregrinaje de políticos, periodistas y asesores.

Iowa tiene la responsabilidad de inaugurar el proceso de primarias y lo hace de una manera muy particular. Aquí la política se hace a pequeña escala: los candidatos tienen que persuadir a los electores uno a uno en pequeñas reuniones en iglesias, sótanos, escuelas, o incluso visitándolos en su hogar.

Con información de EFE

Publicidad

Comparte esta nota

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad